Radiación electromagnética inarmónica – empresas

“Los seres vivos conviven con las radiaciones desde sus orígenes. Sin la radiación del Sol no habría existido vida en la tierra y sin la radiación infrarroja no podríamos calentarnos. Además de estas fuentes naturales de radiación, el ser humano ha sido capaz de desarrollar distintos aparatos que se basan en o utilizan las radiaciones. Utilizamos la radiación cuando escuchamos la radio, hablamos con el móvil, calentamos el desayuno en el microondas, tostamos el pan o nos hacen una radiografía.

Cuanto mayor es la frecuencia de la radiación electromagnética mayor será su energía. Las ondas o radiaciones electromagnéticas se pueden clasificar en función de su energía en radiaciones ionizantes, tienen energía suficiente como para producir la ionización de los átomos de la materia que atraviesan (ej.: rayos X) o radiaciones no ionizantes, no tienen suficiente energía para romper los enlaces de los átomos y producir la ionización (ej.: microondas). Las radiaciones que se presentan en forma de partículas con masa (ej.: radiación alfa) están incluidas dentro de las radiaciones ionizantes pues en todos los casos son capaces de producir la ionización.” fuente CSN Consejo Seguridad Nuclear

Todo lo que se dice en estos dos párrafos anteriores es cierto y es el discurso que tienen la sociedad de consumo para justificar la exposición a radiaciones no ionizantes artificiales. Sin embargo olvidan algo fundamental e importantísimo. “Las radiaciones tanto ionizantes como no ionizantes pueden ser inarmónicas o armónicas”, esta obviedad cambia por completo si perjudica o no la salud del ser humano.

Todas las radiaciones inarmónicas tanto naturales, como artificiales afectan al ser humano y una gran mayoría de seres vivos. La salvedad con las radiaciones no ionizantes es que su efecto es de bajo grado, sin embargo es acumulativo y por eso con el tiempo genera graves consecuencias para la salud de las personas

Armónico o inarmónico sinónimos de salud o enfermedad, una pequeña obviedad que lo cambia todo

 

Las radiaciones tanto ionizantes como no ionizantes pueden ser armónicas o inarmónicas.

Todas las radiaciones inarmónicas tanto naturales, como artificiales afectan al ser humano y a una gran mayoría de seres vivos, la salvedad con las radiaciones no ionizantes es que se efecto es de bajo grado, sin embargo es acumulativo y esto con el tiempo genera graves consecuencias para la salud de las personas.

El sistema nervioso, inmunitario y endocrino se ven afectados por la radiación electromagnética

Los CEM (campos electromagnéticos) generan una alteración del sistema endocrino por dos vías principales.

Por un lado, la afectación del reloj biológico central, que altera las señales eferentes del reloj hacia el hipotálamo y glándula pineal. A nivel hipotalámico, se puede alterar la producción rítmica de los factores u hormonas hipotalámicas que regulan a su vez la producción y secreción de las hormonas de la hipófisis, dando lugar a una alteración endocrina global.

Por otro lado, la alteración de la producción rítmica de la melatonina pineal da lugar al mecanismo conocido como desincronización interna, con lo que el ritmo circadiano de las hormonas (incluyendo las hormonas hipotalámicas e hipofisarias anteriormente citadas) se altera también.

En consecuencia, y dependiendo de la afectación producida por los CEM, se producirá un trastorno endocrino más o menos severo que puede incluir desde estados de estrés acompañados de aumento de cortisol, hasta estados de infertilidad por alteración de hormonas reproductoras, así como trastornos tiroideos y metabólicos, entre otros.

Si tenemos en cuenta la conexión entre los distintos sistemas del organismo, lo que llamamos sistema psico-neuro-inmuno-endocrino, nos daremos cuenta que la alteración de uno de ellos afecta al resto de los sistemas, de ahí la gran versatilidad de síntomas que pueden aparecer a consecuencia de la exposición no controlada a los CEM/EMF. 

DARÍO ACUÑA CASTROVIEJO. Catedrático de Fisiología, Instituto Internacional de la Melatonina. Universidad de Granada

Fuente

Todas las personas se ve afectadas, en mayor o menor grado, por el electromagnétismo inarmónico.

“Electrosensibles son las personas que dan la voz de alarma sobre la toxicidad del ambiente”

Somos seres bioelectromagnéticos armónicos y por tanto sensibles a las radiaciones inarmónicas tanto las naturales provenientes del cosmos como las generadas artificialmente. Nuestro cuerpo capta estas energías sutiles que nuestra mente no puede entender ni mucho menos visualizar, si que la percibe nuestro Soma (materia corporal) y vitalidad, consecuentemente todo nuestro ser se ve influenciado por ellas.

Qué es la Electrosensibilidad

La electrosensibilidad es un síntoma de advertencia de que un organismo está llegando al límite de su tolerancia, que cada vez más personas desarrollan tras un tiempo de exposición a las radiaciones electromagnéticas. Sin embargo, otras personas no presentan una sintomatología tan aguda, eso no quiere decir que no puedan desarrollar una grave enfermedad como cáncer y muchas otras, aunque no haya habido síntomas previos.

fuente Fundación Vivo Sano

Sin embargo, aún en la actualidad, tras muchos años de verificación dentro del ámbito de la medicina científica, muchos médicos aún no están familiarizados con la sintomatología de los afectados por los campos electromagnéticos. Esto es debido a la falta de información y al oscurantismo mediático y normativo existente en todo lo relacionado con las radiaciones y sus efectos sobre la salud.

De esta forma, las verdaderas causas que llevan a muchos pacientes a las consultas acaban siendo diagnosticadas erróneamente: “hipocondriacos” y “neuróticos” son algunos de los calificativos de aquellos que padecen una enfermedad puramente orgánica, reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, durante la reunión de la OMS en Ginebra, que se celebró el 13 de mayo de 2011, se creó un subcomité para discutir sobre la sensibilidad química múltiple y la electrosensibilidad, situando a estas dos patologías dentro de la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD).

Buena parte de estos síntomas están relacionados, tal como indica un buen número de investigaciones científicas, con una exposición a campos de extremada baja frecuencia y de alta frecuencia, que puede provocar el desencadenamiento o la acentuación de alteraciones en la conducta y síntomas depresivos, estados en los que se encuentran trastocados los ciclos de melatonina y de serotonina.

La modificación de los niveles hormonales de melatonina —provocada por la inhibición de esta hormona ante la exposición a campos electromagnéticos— puede causar, en un principio, trastornos en el sueño, así como también puede ser origen de estados depresivos o desórdenes afectivos. Asimismo, conlleva una reducción de la capacidad intelectual y de trabajo, provocando estrés, ansiedad, fatiga y, en general, trastornos neurológicos y psicológicos que conllevan un elevado riesgo de suicidio, así como enfermedades psicosomáticas como son la úlcera gástrica y ciertas disfunciones sexuales. Asimismo, estas perturbaciones de la glándula pineal se asocian con enfermedades como el cáncer.

En realidad la radiación es la “enfermedad”, que se manifiesta de diferentes maneras: electrosensibilidad y un amplio abanico de síntomas y trastornos orgánicos. De hecho, en estos casos, si no hay radiación, no hay enfermedad.

Todos somos electrosensibles, de la misma forma que todos somos sensibles al ricina, veneno más potente que el arsénico (arsénicosensibles) o a los pesticidas (pesticidasensibles). Si todos tomamos una misma dosis de ricina o de pesticidas, unos no notarán nada en principio, otros padecerán síntomas moderados o severos y otros morirán. Electrosensibles son las personas que dan la voz de alarma sobre la toxicidad del ambiente.

La Sociedad del conocimiento actual y su revolución tecnológica han supuesto la aparición de multitud de aparatos que han permitido una vida más fácil y segura a las personas. También ha significado un aumento sin precedentes de la cantidad y diversidad de campos electromagnéticos de nuestro alrededor sin preocuparnos si ello suponía riesgos para la salud.

Si usted sufre cefaleas, insomnio, cansancio crónico, irritabilidad, escozor en los ojos, disminución de la libido, congestión nasal, estrés…. quizá es una de las personas que sufre una especial sensibilidad a las radiaciones electromagnéticas y que la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió en diciembre de 2005 como Hipersensibilidad electromagnética.

Más Información

Caso práctico, consecuencias para el organismo de trabajo en oficina

La contaminación electromagnética entre otros efectos destruyen los iones negativos que contribuyen a aumentar nuestro rendimiento corporal y psíquico, algo que a parte de ser científico cualquier lo puede comprobar cuando está en un ambiente cargado de iones negativos. Pues bien, el electrosmog se carga los iones negativos (aniones) y por tanto, en un ambiente dominado por iones positivos (cationes) nuestro nivel de estrés, de insomnio, ansiedad, falta de concentración, etc. se incrementa. Una forma de ionización natural sería la de la ventilación natural. Sin embargo, en nuestros hogares u oficinas no siempre se da y los materiales sintéticos esparcidos por todas partes, producen una brutal carga estática que sobretodo en momentos de baja humedad puede llegar a darnos descargas eléctricas al tocar algo metálico.

Persona que trabaja 8 horas en interior, delante de un ordenador

Tomando como referencia a una persona que trabaja 8 horas en interior, delante de un ordenador, en un ambiente donde hay más personas y con los aparatos electrónicos habituales wifi, teléfonos móviles, aire acondicionado. Dependiendo del estado de la persona el efecto puede ser mayor, partimos de lo más frecuente y a continuación presentamos las consecuencias en el organismo para la mayoría de las personas.

Consecuencias a nivel General
  • Incrementa el distrés, según la persona derivara en ansiedad o depresión
  • Sistema inmune, se debilita la Inmunidad innata
  • Sistema inmune, se debilita la Inmunidad adquirida
  • Inmunidad adquirida, se debilita la inmunidad humoral
  • Inmunidad adquirida, se debilita la inmunidad celular
  • Se produce inflamación. A nivel molecular, celular, pluricelular  y de los órganos
  • Genera toxicidad en la envoltura elemental (nivel molecular)
  • Genera toxicidad en la envoltura Biológica (nivel celular y pluricelular)
  • Genera toxicidad la envoltura vital (nivel gaseoso)
  • Afecta negativamente a la envoltura mental/emocional (nivel atómico)
  • Afecta negativamente al instrumento psicosomatico interno, envoltura intelectual (nivel atómico)
Consecuencias para el Sistema endocrino
  • Afecta negativamente al hipotálamo
  • Afecta negativamente a la hipófisis
  • Afecta negativamente a la glándula pineal
  • Afecta negativamente a las glándulas suprarrenales
  • Afecta negativamente a los ovarios/testículos
  • Afecta negativamente a los niveles de endorfina en sangre
  • Afecta negativamente a los niveles de dopamina en sangre
  • Afecta negativamente a los niveles de serotonina en sangre
  • Afecta negativamente a los niveles de oxitocina en sangre
Consecuencias a Nivel celular y pluricelular
  • Se produce e incrementa el estrés oxidativo celular
  • Se produce tensión celular 
  • Afecta negativamente a la respiración celular
  • Afecta  negativamente a las hormonas responsables de establecer la comunicación entre las neuronas del sistema nervioso
  • Afecta negativamente a la sinapsis entre neurona-neurona
  • Afecta negativamente a la sinapsis entre neurona-célula muscular
  • Afecta negativamente a la sinapsis eléctrica (transmisión)
  • Afecta negativamente a la sinapsis química (transmisión)
  • Afecta negativamente a la comunicación de neuronas de la medula espinal
  • Se produce e incrementa la acumulación de radicales libres
  • Existe un desequilibrio entre la producción y eliminación de los radicales libres
  • Se produce una mayor acumulación de toxinas
  • Afecta negativamente al ADN
  • Afecta negativamente al ARN
  • Se incrementa la perdida de glutatión (la función principal del glutatión es proteger las células y las mitocondrias de los radicales libres, la oxidación y la peroxidación)
Consecuencias a nivel vital
  • Se ve afectado en el flujo energético del centro vital o pránico del entrecejo (cualidad eléctrica)
  • Desarmoniza el flujo energético del centro vital o pránico del entrecejo (cualidad eléctrica)
  • Incrementa consumo energía “prana”  del centro vital del entrecejo (cualidad eléctrica)
  • Se ve afectado el flujo energético del centro vital o pránico del ombligo (cualidad electromagnética)
  • Desarmoniza el flujo energético del centro vital o pránico del ombligo (cualidad electromagnética)
  • Se ve afectado en el flujo energético del canal eléctrico (canal derecho o píngala, energía masculina)
  • Desarmoniza el flujo energético del canal eléctrico (canal derecho o píngala, energía masculina)
  • Desarmoniza el flujo energético del canal electromagnético ida (canal izquierdo o Ida, energía femenina)
  • Se ve afectado en el flujo energético del canal electromagnético ida (canal izquierdo o Ida, energía femenina)

Nytia protección TOTAL de campos electromagnéticos inarmónicos

En el mercado hay varias soluciones para protegerse de estos campos inarmónicos, la gran mayoría trabajan únicamente a nivel fisiológico y biológico.

Posiblemente, Nytia es el único armonizador conocido que actúan en “pulsación y ondas fuente” lo que permite facilitar entendimiento en todos los niveles: fisiológico, biológico, vital, psicoemocional y espiritual.

¿Qué son los dispositivos Nytia y cómo funcionan?

 “Una de las funciones de los dispositivos Nytia es proteger de las radiaciones EMF/CEM artificiales, del estrés geopático, de las cosmopatías”, así como armonizar y facilitar la homeostasis interna “equilibrio”. Facilitando de esta forma un mayor equilibrio y apertura de conciencia.

Los dispositivo Nytia armonizan de manera confiable las influencias no deseadas de la radiación EMF/CEM (campos electromagnéticos), el estrés geopático. Actúa a nivel psicosomático amplificando la conciencia de la persona.

Los dispositivos Nytia están diseñados según el principio “pulsación y ondas fuente” que permite armonizar las ondas electromagnéticas patológicas mediante «ondas de forma fuente» asociadas a información, conciencia y movimiento de alta frecuencia de vida, lo que facilita una interactuación armoniosa “no invasiva” con los elementos externos.

Los dispositivos Nytia neutralizan de manera confiable por completo las influencias no deseadas de la radiación EMF/CEM y el estrés geopático, las zonas psicosomáticas. También armoniza influencias negativas internas que afectan la estructura celular del cuerpo físico, mental, y espiritual, generando una homeostasis interna y externa del usuario.

Dentro de los dispositivos de armonización Nytia podemos diferencia dos tipos de armonizadores según el campo de aplicación, armonización del personal y armonización de espacios.

Beneficios que produce la armonización de los campos electromagnéticos

-Facilita Reducción del dolor y malestar
-Facilita Equilibrio del sistema nervioso
-Facilita Mejora del sistema inmunológico
-Facilita Mejora de la circulación de sangre y linfa
-Ayuda a la desintoxicación
-Compensación de los estragos producidos por el estrés
-Facilita Disminución de la inflamación
-Facilita Mejora de la digestión
-Facilita Mejora del sueño
-Facilita Mejora en el equilibrio hormonal
-Facilita Activación de los mecanismos de auto-recuperación del cuerpo
-Descronificación de situaciones

Lo importante, lo fundamental en Nytia, es lo que no se ve