Sanando la Tierra, se sana la humanidad y también te sanas tú

La tierra está enferma a diferentes niveles. A nivele material por la contaminación de los elementos; tierra, agua y aire. Tambien a nivel de las envolturas que protegen la vida algunos aspectos de los rayos solares.

Por si esto fuera poco, también está debil a nivel energético – la tierra tiene tres rejillas energéticas principales, la rejilla magnética, la rejilla de Gaia de carácter electromagnético y la rejilla cristalina de carácter eléctrico. Estas rejillas se encuentran también afectadas y con fugas debido en gran medida a la acción del ser humano –

Las envolturas energéticos de la tierra

La Rejilla Magnética se ve y se mide fácilmente a nivel físico, y es la responsable, a nivel esotérico, de hallarse en un «estado de entrelazamiento cuántico» con la conciencia humana. Se dice que la rejilla magnética es «el vehículo de transferencia de información a nuestro ADN».

La Rejilla de Gaia y la Rejilla Cristalina son invisibles, pero muchos animales y humanos tienen un conocimiento consciente de ellas. La primera, la de Gaia, puede definirse como la «fuerza vital del planeta». Vemos y sentimos esta fuerza vital en las plantas y los animales de nuestro alrededor, sobre todo en nuestras mascotas. La fuerza vital de Gaia tiene personalidad, y es la única de las tres rejillas que tiene sensibilidad: esto significa que nosotros tenemos una mayor inclinación a sentirla y a identificarnos emocionalmente con ella que con las otras.

En cambio, la Rejilla Cristalina es extremadamente esotérica y mucho más difícil de explicar. Registra y recuerda la acción y la emoción humanas. Por lo tanto, se trata de una rejilla espiritual que yace sobre la superficie del planeta y recuerda todo cuanto hacemos y dónde lo hacemos dentro del lugar exacto en que ocurrió.

Sobre estas rejillas

Cuando una persona con sentimientos sinceros actúa por el bienestar del mundo, puede transformar este mundo.

El ser humano al igual que tiene la capacidad de incidir negativamente a nivel físico y energético en el planeta tierra, también puede y debe influir y revertir este proceso de contaminación y destrucción del planeta en el que habitamos nosotros, y todos los demás seres que nos acompañan.

Si dejamos de hacer daño a la tierra y a los demás seres del planeta, con nuestra forma de vida llena de contaminación física, mental y emocional, el planeta, como ser vivo que es, nos barrerá de su faz. Esperamos que asi no sea, ya que muchas personas en el mundo ya están actuando para revertir este proceso.

Estas personas se han dado cuenta que para cambiar algo fuera, en la sociedad, en el planeta, en el universo, el paso indispensable y primero es cambiar dentro de si mismas, liberarse de las emociones que causan dolor, tristeza, ira, distrés y llenarse de las emociones cargadas de alegría, empatía, compasión y que conducen al Amor.

Muchas personas ya están en ese proceso, posiblemente tú también lo estés. Sin embargo aún puedes hacer más por el planeta, por la humanidad y por los demas seres que pueblan la tierra.

Oración silenciosa, una excelente forma de Sanar la tierra y la humanidad

La oración silenciosa es una práctica que cualquier persona puede realizar y que es tiene una fuerza de transformación interna y externa impresionante.

Es una práctica de amor incondicional y requiere del silencio de la expectativa de la mente. Si lo consideras, (no es necesario), puedes dirigirla hacia Gaia y al resto de los seres que habitan este planeta.

Práctica diaria.

Pon tu mano derecha en el centro del pecho, y sobre la mano derecha la mano izquierda en el caso de los hombres, y en el caso de las mujeres la posición de las manos a la inversa, primero la izquierda y por encima la derecha.

Cierra los ojos y respirando por la nariz relaja tu respiración. Cuando sientas que tu respiración es pausada y relajada, lleva la atención de tu mente únicamente a ese punto que estas tocando con tus manos, al corazón central, tu corazón espiritual, donde tú resides en forma de conciencia Divina. Contémplate sin buscar nada, porque lo eres todo y no eres nada. Deja que tu mente se vacíe y toda tu atención se focalice en ese punto.

Audio de la práctica y comentarios

Beneficios

Con veinte minutos diarios, los beneficios de esta u otra práctica similar que te conecte contigo misma/o a través del AMOR, reequilibra nuestros distintos niveles de conciencia, reequilibra las funciones del prana en el organismo.

Incrementa la capacidad de expandir el AMOR, y como consecuencia elevas la frecuencia de tu irradiación, emanación y vibración, facilitando de esta forma que otras personas se beneficien de tu alto estado de conciencia.

Incluso va más allá de todo eso y es que de esta forma, también facilitas la reparación de la fugas que hay en las rejillas energéticas de la tierra, (cristalina, magnética y electromagnética o Gaia).

Al ayudar a reparar y fortalecer estas rejillas, nos estamos ayudando a nosotros y todas los demás seres, ya que estamos totalmente interconectados con esas rejillas de vida de la tierra.

El AMOR no necesita de demostraciones. El AMOR es el antídoto que transforma cualquier evento, recupera tu centro y te establecerás en ese AMOR que emana de ti en todo momento y que nunca ha dejado de hacerlo, simplemente has creado una barrera que le impedía irradiar con plenitud.

Como comentamos hay otras prácticas que tienen el efecto de expandir el amor, sanar las partes energéticas de la tierra y como consecuencia la conciencia colectiva humana. Aquí te dejo algunas de ellas. Para nosotros, la oración silenciosa es la más sencilla y valida para cualquier cultura o creencia.

Lo importante, lo fundamental en Nytia, es lo que no se ve

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies