Como gestionar una CRISIS y convertirla en SANADORA

Las crisis son producidas por resistencias a un cambio brusco e inesperado, son las resistencias del EGO a ese cambio, estas resistencias surgen porque el ego se ha dejado condicionar por la mente y por las memorias (chitta).

La mente y las memorias son condicionantes que distorsionan la realidad y se ve lo irreal como real, por lo que surgen apegos, acomodamientos y resistencia a esos cambios bruscos e inesperados.

El dolor es el termómetro que marca el grado de resistencia al cambio a mayor dolor, mayor resistencia. El dolor es inherente al ser humano, nacemos a través del dolor y la muerte se ve con dolor,  sin embargo ambos son un proceso de creación y destrucción del Ego.

Si se tiene la paciencia y confianza para observar al dolor se descubre que este esta soportando en el gozo, nace sobre de la dicha y que realmente el dolor es una visión distorsionada de la dicha y el gozo, un velo que las cubre.

La sensibilidad es la capacidad de percepción tiene la persona para darse cuenta de las resistencias al cambio a nivel sutil.  La persona que sabe escuchar e interpretar su sensibilidad, tiene una mayor facilidad para deshacer las resistencias al evitar que estas se lleguen a materializarse en su cuerpo físico.

El camino para terminar con las resistencias y las crisis dolorosas, es el camino de la disolución y el trascender el ego. Para lograrlo es necesario erradicar todos los enojos, temores y apegos.

 

 

La vida es cambio y transformación constante, resistirse a esa cambio es resistirse a la vida

El cuerpo humano está compuesto por 30 a 70 billones de células. El intercambio de oxigeno y dióxido de carbono se produce en milésimas de segundos. En un segundo los iones de sodio y potasio son movidos hacia adentro y hacia fuera de las células aproximadamente 300 veces.

En nuestro ADN esta la información de casi 2 millones de años de evolución. Cada año renovamos el 98% de la cantidad total de átomos. Cada 3 meses renovamos nuestro esqueleto por completo. Cada 5 semanas cambiamos totalmente nuestra piel. Cada 3 semanas recambiamos la grasa. Cada 5 días adquirimos una capa estomacal nueva. Mientras que hacemos la digestión se esta recambiando la capa interior del estómago.

La solución para transformar una crisis en sanadora, esta en un enfoque sin condicionantes al cambio

Cualquier proceso que genere en la persona una crisis, es igual por donde venga o de donde provenga, perdida de ser querido, perdida de posesiones, perdida de salud de la persona, expectativas no alcanzadas, etc. son situaciones que pueden resonar con emociones de baja vibración, emociones asociadas a sentimientos dolorosos y conflictivos.

En el siguiente gráfico explicamos en rasgos generales como darse cuenta cuando estamos alimentando la crisis y alimentamos los condicionantes que la producen. Por contra como debemos hacer para transformar esos condicionantes y que se convierta en una oportunidad de sanación.

A lo largo de la vida, en nuestro día a día se producen infinidad de crisis a las que se responden de forma inconsciente en los distintos niveles de conciencia (física, vital, emocional, psicológica y espiritual). Esas respuestas tienen un efecto y con el tiempo todas ellas tarde temprano se manifiestan físicamente. Se manifiestan consciente, debido a que a través de la sensibilidad se ha detectado dolor.

Hay distintos tipos de sensibilidad, las principales son: la sensibilidad del cuerpo físico (frío, calor, hambre, sed, dolor, placer) sensibilidad de la vitalidad, sensibilidad de las emociones, sensibilidad de la psique y sensibilidad del alma o capacidad intuitiva. A la sensibilidad también se le llama la capacidad de percibir o percepción consciente

En este audio se explica el gráfico del funcionamiento de las crisis, si deseas conocer más sobre las crisis recomendaciones para transformarla en sanadora