Sobre la importancia del contacto con Gaia para soltar residuos energéticos y crecer Espiritualmente

En este momento, hoy en día, ¿cuál es el eslabón más débil del mundo en el que vivimos?

¿Qué es lo que te impide ser feliz?

¿Te has preguntado alguna vez estas cuestiones?

En el “espiritualismo” te dirán que vives en un mundo material y tienes que conectar con tu interior, con tu esencia, tu espíritu.

En el “materialismo” te dirán que tienes que esforzarte y luchar para tener una vida con más comodidades, y son estas comodidades las que te harán más feliz.

También es posible que alguien te diga: “ayudar a los demás te hará más feliz”.

Todas ellas son ciertas, por lo menos yo lo creo así. Sin embargo, ninguna refleja el verdadero reto de este momento.

Es muy probable que muy pocas personas te digan que cuidar del planeta, nuestro hogar, te hará feliz.

En relación a lo enunciado en la anterior afirmación, me pregunto:

¿Es posible cuidar del planeta, si yo mismo no tengo salud?

¿Es posible que el planeta sea un reflejo del conjunto de la salud de los humanos?

¿Podrías ser feliz, si vives en una casa, en la que el aire está viciado y te cuesta respirar, en la que el agua está contaminada y la basura llega a las ventanas?

El gran reto de este momento es pensar sabiamente sobre nuestra casa, la casa común de todos, el planeta Gaia.

Es imposible cuidar el planeta, si antes la persona carece de consciencia de la casa en donde vive, por ejemplo, está siendo, en algunas de sus zonas, un lugar donde vivir saludablemente es muy difícil.

Por este motivo, y, porque lo que encontramos afuera es un reflejo de lo que está dentro. Primero hay que comenzar por limpiar los pensamientos, seguir limpiando los sentimientos y, a continuación, limpiar el propio cuerpo físico. Únicamente si se desarrolla esta coherencia personal, podremos conectar con la Divinidad que somos y se podrá llegar al buen puerto del bienestar y la felicidad.

Hoy en día, en el mundo espiritual, se confunde, en algunos casos, el desarrollo con frenar los pensamientos y crear una burbuja de paz y bienestar. Esto puede funcionar durante un tiempo, sin embargo, éste es un camino que no tendrá un final feliz, si no se tiene en cuenta al cuerpo físico y la importancia de su interacción con el cuerpo de Gaia.

Hoy, muy pocas personas que imparten  prácticas espirituales y ancestrales tienen en cuenta el cuerpo físico y la conexión con a la tierra. Se tiene en cuenta el cuerpo físico como elemento de salud separada de Gaia, y esto es una equivocación.

Este concepto de integración, de unidad entre el ser humano y la Tierra, antaño, no hacia falta tenerlo en cuenta, porque ya se daba por sí mismo, pues no había separación entre Gaia y nuestro cuerpo físico, había comunicación a través de todos los elementos, espacio, aire, sol, agua y tierra.

Hoy la comunicación con los elementos, en algunos lugares, tales como en las grandes ciudades se hace muy difícil, por no decir imposible, el contacto con los elementos esta desnaturalizado, y el cuerpo sufre estas consecuencias.

La comida que se ingiere está enferma, el aire que se respira está contaminado, el agua que se bebe está muerta, y ya casi nadie toca la tierra con su piel.

Cómo puede desarrollarse una persona espiritualmente, si falta todo esto y, además, quizás lo más importante, se obvia la experiencia de la Naturaleza.

¿Qué somos nosotros, si no naturaleza experimentándose a través de un cuerpo-mente-alma?

El secreto de la vida, de la vida plena, es sentir, experimentar la naturaleza externa, y gracias a la experiencia que nos transmite esta naturaleza externa, puedes reconocer tu propia naturaleza.

¿Qué son la asanas de Yoga, las danzas ancestrales, los rezos y los cantos?

Son herramientas para limpiar energéticamente los desechos producidos por la combustión de nuestros procesos espirituales, mentales, emocionales y físico; son herramientas que facilitan el transito de esos residuos energéticos y conducirlos a tierra.

Hoy en día, en la mayoría de los casos esos residuos se quedan energéticamente en nuestro propio cuerpo físico, y posiblemente la única forma que de soltarlos sea el contacto de nuestro cuerpo con Gaia, con la piel de Gaia.

Este es el motivo de que las enfermedades provenientes de los procesos inflamatorios hayan crecido exponencialmente en la ultima mitad de siglo.

Este es el motivo de que una buena parte de la población, que carece de contacto directo con la naturaleza, necesite de medicamentos para paliar su malestar desde temprana edad.

Este es el motivo de que le estrés esté campando a sus anchas en la mayoría de la población.

Este es el motivo de que vivir con miedo sea la tónica de la sociedad moderna.

Todo esto tiene mucha relación con la falta de toma de tierra y el exceso de contaminación electromagnética.

Hay un desequilibrio enorme entre pensamiento, sentimiento y acción. Entre mente, emociones y cuerpo físico,

La vida es equilibrio y coherencia en estos tres planos de la vida, la mental, la emocional y la física. Fundamentales para profundizar en el plano espiritual.

Tú decides, vivir en salud y felicidad plena o buscar excusas.

La felicidad está siempre del lado del espíritu de sacrificio; la comodidad aleja al ser humano de la felicidad. Sé que muchas personas creen que en el mundo la felicidad viene sin esfuerzo. Bien, respeto ese pensamiento.

El espíritu de sacrificio no es necesariamente esfuerzo externo, pero si es un enorme esfuerzo interno, esfuerzo por reconocer la esencia de la VERDAD. Esfuerzo por soltar las ataduras que te impiden ser libre y te causan apegos. Esfuerzo por equilibrarte en todos los sentidos.

Y una vez que estás libre de toda atadura mental, emocional y física, puedes llegar al camino del no esfuerzo, del Ser, quien realmente eres. Entonces, no habrá lucha entre lo real y lo ilusorio.

Esfuérzate cada día en soltar las tensiones y recibir las bendiciones de la madre Gaia.

Bendiciones

Para una buena salud, esta retroalimentación energética de la tierra tiene que ser diaria.

Para todas aquellas personas que o bien por falta de tiempo o por vivir en ciudades grandes donde se hace difícil este contacto con la naturaleza, la solución es caminar por cantos rodados con toma de tierra, solución que uno mismo puede preparar en su casa.

Andar descalzos durante diez minutos es una actividad que deberíamos establecer en nuestra vida como rutina diaria por los  enormemente beneficios que tiene. Es un complemento ideal para facilitar el reajuste energético que producen los armonizadores Nytia.

Lo importante, lo fundamental en Nytia, es lo que no se ve

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies