Andar descalzo facilita el proceso de reajuste energético

La ionización (positiva y negativa) surge a partir de fenómenos naturales y su efecto es bien conocido desde la antigüedad. La concentración de iones positivos, nocivos para la salud humana, se ha incrementado en los últimos tiempos como consecuencia del desarrollo tecnológico de la humanidad. De igual manera, el uso y el abuso de la energía electromagnética (sin la cual ya no es posible concebir nuestra actual civilización) ha generado otra serie de problemas de salud pública y de salud ocupacional en lo que se conoce como polución o contaminación electromagnética, que tiene el agravante de ser, además, un ENEMIGO SILENCIOSO E INVISIBLE.

Además, como producto de nuestros hábitos alimenticios y la incorporación de la química a la industria alimenticia, ha aparecido otro fenómeno, de particular agresividad, conocido como los radicales libres los cuales, adicionalmente, se ven influenciados por la inducción de cargas positivas sobre el organismo.

Al ser usuario de los armonizadores personales Nytia, ¿estoy libre de estos efectos nocivos?

Nytia son dispositivos que armonizan de manera confiable y protegen de las influencias no deseadas de las zonas geopatógenas, cruces de agua subterranea, líneas de Curry y Hartmann, incluso de la contaminación electromagnética artificial (EMF) producida por dispositivos inalámbricos, WiFi, telefonía móvil (3G,4G y 5G).

Armoniza y protege de otras influencias negativas que afectan la estructura celular del cuerpo físico, facilitando su equilibrio dinámico “homeostasis”.

Los armonizadores personales Nytia se utilizan para evocar la armonía general perfecta del cuerpo y la mente, mejorando el metabolismo y el sueño. En el caso de los dispositivos para espacios armoniza las relaciones familiares, favorece la concentración y la creatividad.

Sin embargo hay una parte importante, complementaria y necesaria, para el reequilibrio interno, es la retroalimentación de la tierra y esta parte no la facilitan los armonizadores Nytia. (Si facilitan la descarga a tierra, pero no la retroalimentación)

¿Cómo nos beneficia esta retroalimentación energética de la tierra?

Se sabe que los procesos eléctricos y magnéticos que existen en nuestro planeta también forman parte de nuestra biología, demuestran que, al tocar la tierra con los pies desnudos u otra parte de la piel desnuda, ayudamos a reequilibrar nuestras cargas eléctricas, un proceso elemental para mantener nuestra vitalidad.

En efecto, el funcionamiento de nuestros órganos y células dependen del equilibrio eléctrico que condiciona las reacciones químicas. Nuestro cuerpo es un conductor natural de la energía y necesita de este contacto eléctrico con la Tierra para recargarse de electrones libres (aquellos que tienen una carga eléctrica negativa) que emana la Tierra generan un flujo energético sin el cual nuestra vida, así como la de las plantas y los animales, no podría existir.

La muestra más evidente de esa falta de conexión con la Tierra y del aislamiento de estas corrientes eléctricas es el chispazo que sentimos cuando tocamos a otra persona o una superficie metálica, y que está producido por una descarga de electricidad estática acumulada.

Esa falta de conexión también puede ocasionar una inflamación generalizada de nuestro organismo, algo que, a la larga, podría propiciar la aparición de enfermedades.

Para una buena salud, esta retroalimentación energética de la tierra tiene que ser diaria.

Para todas aquellas personas que o bien por falta de tiempo o por vivir en ciudades grandes donde se hace difícil este contacto con la naturaleza, la solución es caminar por cantos rodados con toma de tierra, solución que uno mismo puede preparar en su casa.

Andar descalzos durante diez minutos es una actividad que deberíamos establecer en nuestra vida como rutina diaria por los  enormemente beneficios que tiene. Es un complemento ideal para facilitar el reajuste energético que producen los armonizadores Nytia.

Lo importante, lo fundamental en Nytia, es lo que no se ve

Este es un documental basado en su cortometraje viral titulado ‘Down To Earth’, que revela el fenómeno científico de cómo podemos curar nuestros cuerpos haciendo lo más simple que una persona puede hacer … pararse descalzo sobre la tierra.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies