Acomodamiento Energético

El acomodamiento continuado produce un estancamiento de la energía vital o Qi, la fuerza de vida que mantiene la salud espiritual, emocional, mental y física de una persona en equilibrio. El estado natural del Qi o energía vital es el movimiento.

“Cada uno de nosotros nace con una semilla única y diferente a todas las demás, cuyo potencial sólo florece al seguir nuestro propio camino en la vida”

La vida es cambio constante, es movimiento, es flujo en constante evolución, el acomodamiento genera estancamiento, esto suponen ir en contra de quien realmente somos.

Por tendencia el Ego utiliza a la mente (manas) y a las rutinas y memorias subconscientes (Chitta) para dirigir toda nuestra vida,  repitiendo una y otra vez los mismo patrones; inseguridad, temor, rabia, decepción, frustración, por supuesto salpicada por algún que otro atisbo de optimismo y felicidad, que proviene la mayoría de las veces de algo ilusorio como es el poseer (poder, dinero, salud, relaciones….)

En este plano de la experiencia, el ego, el sentimiento de ser yo lleva a una desidentificación de ser todos y de ser el mismo Principio Divino. Para continuar con esa desidentificación, su gran baza es que todo siga igual, no le gustan los cambios, sobre todo los cambios internos, ya que los cambios implican movimiento y de la falta de movimiento suele surgir el «acomodamiento».

Hay multitud de factores que producen el «acomodamiento energético», los mas comunes son cuando de forma continuada se producen; apegos o pensamientos, sentimientos, emociones negativas y SAC “sistemas de auto compensación”, todo esto lleva a desarmonías internas, con el consiguiente desequilibrio del prana.

Niveles de acomodamiento y diferencia con «crisis sanadora»

Estos desequilibrios se manifiestan en «acomodamientos» que suelen producirse de lo mas sutil a lo más denso,  por ejemplo cuando se produce un acomodamiento a nivel físico, suele también haber acomodamiento a nivel vital, emocional, mental, intelectual o espiritual, todos o parte. Por este motivo es tan importante el ejercitarse físicamente, aunque no es la solución para todos los acomodamientos, su que facilita el movimiento de la energía, los acomodamientos físicos suelen tener la raíz, en acomodamientos emocionales e intelectuales.

Para evitar caer en estos «acomodamientos» hay que estar muy atento a nuestros estados de animo, «darse cuenta», que cuando fijamos la atención y algunas veces incluso se entra en bucle, en apegos o en pensamientos y sentimientos negativos o dolorosos, como; el temor, la desesperación, impotencia, inseguridad, falta de autoestima, culpabilidad, desanimo, venganza, etc,  cuando esto sucede, o bien estamos en una «crisis sanadora» o bien que estamos yendo hacia el «acomodamiento energético».

No es fácil diferenciar la una de la otra, por este motivo, lo ideal es utilizar un medio que ancle a la persona en su realidad superior, y para esto se requiere de la Atención Consciente.

Que influencia tiene el «acomodamiento energético» en el armonizador personal.

 

El armonizador personal, desde el momento en que lo pones pasa a ser parte de ti, y desde ese instante comienza a movilizar el Prana (Qi) que estaba «estancada», facilitando que esa energía pueda circular con libertad y devolver su estado natural y saludable al organismo en todos los planos; físico, vital, emocional, mental y espiritual facilitando la «reconexión» de los distintos planos de conciencia.

Sin embargo hay diferentes aspectos que pueden ralentizar esta «reconexión» y uno de ellos es el «acomodamiento energético»  que afecta al Prana (Qi), energía vital.

En nuestro día a día suele haber innumerables «micro acomodamientos» de los que la persona no se da cuenta, esta peculiaridad no impide que el armonizador realice su función de protección y conexión.

Cuando habitualmente enfocas tu atención consciente e inconsciente en apegos o en pensamientos y sentimientos negativos o dolorosos, los mecanismos resonantes tienden al estancamiento de la energía vital, en este caso el armonizador se ve afectado y se ralentiza la conexión entre los distintos planos de conciencia.

Un habitual y constante «acomodamiento energético» ralentiza de tal forma la conexión entre los distintos planos de conciencia, que lleva al armonizador a adaptarse a la persona usuaria, bajando el nivel vibratorio del armonizador, por este motivo es necesario a veces el descanso terapéutico. Llegados a este punto aconsejamos consultar con tu mentor

Siempre eres tu, como “individuo” quien decide donde poner la atención,  tu yo superior, respeta tu libertad de experienciarlo.

Cambiar el «acomodamiento» con la Atención Consciente en quien realmente eres

 

Cada vez que estés en un proceso apegos o de sentimientos de baja frecuencia, que condicionan tu alegría. 

Fija tu atención en el centro del pecho o en el armonizador, si lo deseas también con la atención visual, mentalmente o en alto di las siguientes palabras;

Esto que estoy sintiendo o viviendo es irreal, una ilusión. Soy Luz, Soy Paz, Soy Amor, Alegría y Felicidad,  decido dejarme guiar por esa conciencia superior. El soy yo

Esta afirmación te convierte en observador y dejas de implicarte en lo que esta sucediendo. Pasando de un proceso inarmónico, estancamiento de la energía, a convertirlo en armónico. Para que se asiente e integre en tu inconsciente (subconsciente y supraconsciente) a lo largo del día debes repetirla unas 40 veces, de forma sentida y poniendo la atención en el centro del pecho o en el armonizador.  

Recuerda, todos estamos, viviendo una obra de teatro, donde somos los directores y los actores al mismo tiempo, y debemos vivir esta película como lo que es, algo que aparenta ser real, pero no lo es.

Por lo tanto siempre que te sientas atrapada/o por lo sentimientos doloroso de tristeza, miedo, inseguridad, rabia, recuerda centrar tu atención en tu corazón central y en esa maravillosa llave y protector que llevas puesta y deja que realice el trabajo de reconexión con tu verdadera realidad.

Llegara un momento que después de soltar toda la carga que cada uno lleva, la seguridad, compresión, compasión y alegría, serán tu forma de experienciar esta maravillosa película.

 

Algunas afirmaciones y mantras que se pueden utilizar para pasar a observador de tu propia actuación.

Esta toma de conciencia y de prestar atención al armonizador, es muy importante sobre todo en las personas que son “esponjas” (cuerpos abiertos), ya que en muchas ocasiones de forma inconsciente y debido a su empatía energética, se ven afectadas por las situaciones de otras personas y empatía estaría muy bien si fuesen capaz de gestionar esa carga que han decidido adquirir, inconscientemente, sin embargo la mayoría de las veces, no se sabe gestionarla.

Cuida donde poner tu Atención
Allí donde pones tu atención pones tu energía.
Se manifiesta aquello en lo que pones tu atención.

Estas palabras también funciona sin armonizador

 

La diferencia entre utilizar la atención consciente con o sin el armonizador, es que:

Estas palabras dichas con la atención en el corazón son validas en cualquier circunstancia, cuando las dice una persona que carece de armonizador, deshace memorias y rutinas o comportamientos repetitivos (SAC) del cuerpo causal (dimensión 4) dimensión de la esfera de al experiencia.

Diferencia

Cuando estas palabras se dicen con el armonizador puesto, además de deshacer memorias, rutinas y comportamientos repetitivos (SAC) del cuerpo causal (dimensión 4), también se deshace karma de la conciencia atmica individual (dimensión 6) y de la conciencia atmica grupal (dimensión 8), ambas, dimensiones de la esfera de la manifestación o energía.

El deshacer karma en todas estas dimensiones a la vez, acelera el proceso de reconexión total de todos las estados de conciencia

El coraje de ser uno mismo

 

Ser uno mismo, salirse del camino establecido suele ser motivo de ridiculización y mofa. Es más sencillo caminar por la avenida que transita todo el mundo que iniciar una travesía en solitario, tomando las riendas de nuestra vida y siendo coherentes con lo que verdaderamente queremos hacer. Y es que sólo podemos encontrar la dirección (nuestra dirección) escuchándonos y siguiendo los dictados de nuestra intuición.

La normalidad es el camino de la comodidad y el estancamiento. Y aunque tiene sus ventajas, el precio a pagar es alto. Cada uno de nosotros nace con una semilla única y diferente a todas las demás, cuyo potencial sólo florece al seguir nuestro propio camino en la vida. De ahí la importancia de tener el coraje de ser nosotros mismos, desmarcándonos de los parámetros impuestos, que por lo general limitan y sepultan nuestra autenticidad.

Y es que lo establecido, lo convencional, lo conservador, lo viejo, lo de siempre y, en definitiva, lo “normal”, es una posición existencial antinatural, puesto que todo está en continuo cambio y evolución. Así, para sanarnos de la patología de la normalidad hemos de ser honestos con nosotros mismos y tener el valor suficiente para convertirnos en la persona que podemos llegar a ser.

 

Recuérdalo, solo tú tienes la decisión de reconocerte y despertar definitivamente.